CON EL COMPROMISO DEL PRESIDENTE Y EL MEF

SE AVANZA EN SOLUCIONES
La Asamblea Nacional de Productores realizada en Capurro a fines del año pasado marco un mojón en el relacionamiento del sector con el gobierno, ya que desde entonces ha habido avances importantes en las negociaciones, poniendo en marcha medidas de mayor impacto para la lechería. De hecho, se logró la suba en el precio de la leche pasteurizada que pasó a valer $ 27 el litro puesto en mostrador, con $ 1,30 de ese aumento que corresponde a inflación no contemplada en años anteriores. Si bien hasta el momento no se ha podido instrumentar una herramienta que permita volcar ese dinero de forma rápida a los productores, el gobierno logro el compromiso de las industrias para que ese aumento sea transferido directamente al sector primario.
El 2018 cerró con algo más de esperanza por parte de los productores, ya que en los últimos días del mes de diciembre fueron recibidos por el propio presidente Tabaré Vázquez, quien en esa oportunidad les planteó su compromiso de buscar soluciones para un sector considerado clave en el país. En enero volvieron a ser recibidos por el presidente Vázquez y posteriormente, a fines de ese mismo mes, mantuvieron otro encuentro del que también participó el sub secretario del ministerio de Economía y Finanzas (MEF) Pablo Ferreri. “Ésta fue la continuación de otros encuentros que hemos tenido y que seguiremos teniendo porque hay un diagnóstico común de que es un sector muy importante para el país, que presenta dificultades y desafíos para adelante. Trabajando juntos, generando ámbitos de diálogo, y con ambas partes presentando propuestas serias, estamos delineando caminos de acción que terminaremos de definir en las próximas semanas”, aseguraba Ferrari tras ese encuentro.
De hecho, a principios de este mes, el gobierno emitió el decreto que determinó la suba en el precio del litro de leche envasada en bolsa a $ 27. A lo que establece la paramétrica que se utiliza para la fijación de este valor, se sumó una corrección por la pérdida de poder adquisitivo respecto a la inflación de años atrás. Además, ya se anunció que en agosto habrá una nueva corrección en el valor para compensar las pérdidas de años anteriores. De los $ 2 que aumentó la leche, $ 1,30 corresponden a la corrección por inflación y el resto al ajuste normal de la paramétrica. Si bien aún no está definida la corrección que se realizará en agosto, se estima que rondará este mismo nivel.
“Estamos avanzando firme pero lento. Se está hablando de una manera distinta a la que hablamos hace un tiempo en el Ministerio de Ganadería” cuando el secretario de Estado Enzo Benech les comunicó que desde el gobierno no habrían más medidas de ayuda al sector, sostuvo Wilson Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL).
Cabrera aseguró que el sector plantea como primordial la inyección de dinero. De todas formas señaló que en estas nuevas instancias de negociación, se han tomado medidas que tendrán mayor impacto en el sector. Destacó los cambios que hubo en Fondo de Garantías el cual está permitiendo reperfilar las deudas con más años y menos intereses, lo que ayuda mucho en momentos de gran endeudamiento. “Ahora sí los productores están concurriendo al Banco República. Sin dudas que este reperfilamiento a 10 años es muy bueno y más viable para pagar las deudas”.En esa misma línea el presidente del Instituto Nacional de la Leche Ricardo De Izaguirre, destacó que ya son 220 los productores que se han presentado al Banco República para acogerse a los beneficios del Fondo de Garantías y así refinanciar sus deudas. “Ahora esta herramienta adquirió la flexibilidad que buscábamos y la utilidad que esperábamos”.
Otros de los avances en las negociaciones con el gobierno son el pago del 20% de la deuda con Venezuela, lo que permitió una inyección de US$ 8,5 millones para el sector, la continuación del descuento del precio de la energía,lo que se acumulará al 20% que ya tienen las pequeñas y medianas empresas, además de la quita de IVA al gasoil para aquellos productores que tributan por Imeba, aceptando el Ministerio de Economía las modificaciones sugeridas por las gremiales en el sentido de tomar en cuenta el ejercicio 2017/18y el aumento de los topes.
“Nos parece bien que el presidente esté asumiendo el mando en esta negociación”, sostuvo Cabrera. Resaltó que además, obtuvieron el compromiso del gobierno para seguir recuperando lo adeudado por Venezuela, lo que sería otra forma de volcar fondos frescos al sector. Si bien la situación política del país caribeño es compleja, se realizará un seguimiento del tema por parte de un equipo del gobierno, integrado también por Conaprole. De todas formas señaló que continúan trabajando para encontrar mecanismos que permitan una inyección rápida de dinero, ya que el costo del litro de leche sigue estando por encima del valor que están pagando las industrias.
El gobierno también mantuvo encuentros con las industrias que comercializan leche en el mercado interno con las cuales se logró el compromiso de que éstas vuelquen a los productores esta suba. El presidente del Instituto Nacional de la Leche (INALE), Ricardo de Izaguirre, quien también estuvo presente en esa reunión, sostuvo que Economía reconoció que hubo rezagos en el precio al productor por inflación atrasada, razón por la cual finalmente se emitió el decreto para incrementar el valor del litro de leche embolsada puesto en el mostrador. Recordó que la paramétrica que se utiliza para fijar el precio de la leche fluida contempla los gastos de la industria, el transporte y el comercio además del precio al productor. Queda en manos de cada industria cómo se trasladará este aumento, ya sea en forma directa mes a mes o a través de algún instrumento financiero que permita adelantar ese dinero. Actualmente las industrias que vuelcan más volumen de leche al mercado interno son Conaprole, Calcar,Claldy, Coleme y Granja Pocha.
En un comunicado difundido por las gremiales, se señala que en el caso de aquellas industrias procesadoras que tienen mayor proporción de venta de leche pasteurizada en su recibo, es razonable que el ajuste sea volcado directamente a precio, ya que genera un aumento significativo al productor. “En el caso de Conaprole esa relación es de 7%, por lo que volcarlo directamente a precio tendría un impacto muy bajo. En esa situación las gremiales plantearon al Directorio la posibilidad de generar un fideicomiso que permita adelantar la recaudación prevista de 3 años (aprox. US$ 30:). La respuesta fue negativa ya que la resolución del MEF no contempla los aspectos básicos necesarios que doten de la certeza jurídica imprescindible para que un inversor acepte capitalizar un posible fideicomiso. De accederse al pedido formulado se estarían afectando las líneas de crédito de la empresa con lo que se podría poner en riesgo su normal funcionamiento”.
En este sentido, Álvaro Ambrois, presidente de la cooperativa explicó que “Conaprole no está en contra del fideicomiso. Por supuesto que estamos dispuestos a volcar el monto correspondiente del aumento del precio de la leche ya sea a través de la liquidación o de un fideicomiso”. Agregó que la cooperativa tiene ciertos márgenes de maniobra, pero no puede salirse de ellos porque se comprometerían otras formas de financiación. “Nos gustaría ser más amplios, pero tenemos que manejarlos con la responsabilidad que se nos exige”. El presidente de Conaprole aseguró que si se formaliza un fideicomiso independiente de la cooperativa, lo apoyarán, así como también se pusieron a disposición para colaborar en los aspectos técnicos que sean necesarios, pero reiteró que su instrumentación no es sencilla y que los tiempos son ajustados.
Los productores estiman que con este aumento del precio de la leche se recaudarían para los productores US$ 8 millones el primer año y cerca de US$ 11 millones el segundo y tercer año. Si esta suba se traslada por mes al precio de la leche que remite, y no a través del fondo, al productor le quedarían 10 a 11 centésimos por litro, el impacto es muy bajo.
Ante esta situación, las gremiales informaron que seguirán trabajando con el apoyo del INALE y la propia Cooperativa, explorando distintas alternativas que permitan destrabar la operativa. Además, aseguraron que se acordó con Conaprole que el monto que se genere a partir de la entrada en vigencia del nuevo precio, sea mantenido en una cuenta especial hasta que se defina esta situación.
Nuevas reuniones
Para continuar analizando este tema y siguiendo lo acordado en la Asamblea de Capurro, las gremiales (ANPL, IPL, SPLF, SPLR, SPLSan Ramón, ATC, APLSJ, APLEMA, APLPE) informaron que se llevarán a cabo una serie de reuniones zonales para analizar lo realizado y proponer futuras líneas de acción.