Producción

“Lograr escala en el negocio de la lechería es fundamental”
Ubicado en Arenal Chico, a 22 km de Trinidad, departamento de Flores, el establecimiento de
Daniel Laborde y Bettina Carbajal ha logrado buenos resultados a partir de altas
producciones de sólidos por hectárea, ordeñando ganado cruza. Caracterizado por ser un
tambo estacional, el secreto del éxito ha sido la apuesta a la escala. Otro punto clave en el
tambo es el manejo del personal basado en brindarle buenas condiciones de trabajo,
obteniendo como contrapartida una gran eficiencia en las tareas requeridas.
Se trata de un tambo estacional cuya parición es entre el 8 de mayo y el 30 de agosto. Posee
una plataforma de ordeñe de 500 has donde se manejan unas 1.300 vacas. Esto implica unas
2,5 vacas/ha de plataforma. La producción de leche ronda en promedio los 16-17 litros por
vaca con 8.2% de sólidos (400 a 420 kg de sólidos por vaca). En la plataforma de ordeñe se han
superado los mil kilos de sólidos por hectárea. Si bien buscan potenciar al máximo la
producción y consumo de pasto, utilizan cantidades importantes de silo y grano. “En el área
de plataforma estamos logrando consumos de 6.000 kg de materia seca de pasto por ha. A eso
le agregamos unos 1600 kg de materia seca de grano y otros 1700 kg de silos por vaca. Con
esto logramos que el ganado esté bien alimentado cuando la producción de pasto no alcanza”,
explicó Laborde.
En cuanto al tipo de ganado que utilizan, recordó que comenzaron hace 15 años con Holando
“Uruguayo”. Posteriormente fueron usando semen Holando neozelandés y desde el 2008
están en un proceso de cruza. “Cruzamos el ganado más tipo Jersey con Holando Neozelandés,
el Holando definido con Jersey Neozelandés, y lo que es cruza, es decir Kiwi, lo cruzamos con
Holando Neozelandés”.
Laborde agregó que es un ganado que pesa entre 70 y 80 kg menos que el Holando
“Uruguayo”. “En un tambo que maneja altas dotaciones, de 2 a 2,5 vacas/ ha, donde el
ganado además camina mucho. Los animales muy grandes no se adaptan a esas
condiciones”. Estos ganados llegan a caminar en el tambo entre 6 y 7 km en el día y el ganado
cruza es más ágil. Además, destacó que estos animales producen mayor cantidad de sólidos.
“Sistemáticamente, desde que comenzamos a cruzar, hemos ido incrementando el porcentaje
de sólidos en la leche, lo que se traduce en precio”. Si bien reconoció que se pierden litros de
leche, esto se compensa con la cantidad de sólidos que esta leche posee. Incluso recordó que
en un Congreso Mundial de Genética en Canadá en 2016, presentaron datos donde se
probaban diferentes líneas y la que mejor se adaptó a su sistema de producción fue la cruza.
“Esto es por varias razones. Primero, porque se logra un mejor precio; segundo porque se
obtiene mayor eficiencia porque las vacas producen lo mismo pero pesan menos; y tercero
porque las vacas cruzas se preñan más rápido que las otras”. Laborde sostuvo que las
preñeces en el establecimiento siempre están por encima del 80% en un período de servicio
que es de 3,5 meses. Durante ese lapso, en los primeros meses se insemina y en el mes y
medio restante se utilizan toros. “Tenemos que lograr buena eficiencia reproductiva porque
sino el sistema estacional se rompe”.

El nivel de encierro en el tambo depende de la cantidad de pasturas que haya en el predio.
“Cuando el nivel de pasturas es bajo, y vemos que vamos a quedar cortos de pasto,
encerramos un turno. Por ejemplo, en la seca del año pasado encerramos a todas las vacas dos
turnos. La decisión de uno o dos pastoreos pasa por el nivel de pasturas, no por la estación del
año. Otra razón para encerrar un turno pueden ser las lluvias. Con 1.300 vacas, si no cuidamos
los caminos y las praderas, es fácil romper todo”.
El 100% de la reserva se realiza en el campo. El grano, en general, lo adquieren afuera aunque
sostuvo que este año, en el área en la que habitualmente se hace soja, se hizo sorgo que será
volcado al tambo.
Analizando los costos de producción, sostuvo que el año pasado a consecuencia de la seca en
su establecimiento rondaron los 32 centavos de dólar por litro cuando normalmente son de 24
a 25 centavos. El precio promedio recibido el año pasado fue 39 centavos gracias al mayor
porcentaje de sólidos.
En cuanto a las rentas, recordó que en lo que es área lechera se pagan unos 150 US$/ha
mientras que en las áreas de agricultura superan los US$ 200 US$/ha. “En la actualidad de este
negocio, teniendo en cuenta los ingresos al final del ejercicio, se están pagando rentas caras”.
Por otro lado, Laborde recordó que en los 15 años que llevan con el tambo, en el ejercicio
2017-2018 fue la primera vez que como empresa global perdieron dinero. El ingreso neto
por ha fue negativo en - 23 US$/ha. “Lo que más impactó fue la pobre producción de pasto y
el gasto de alimentación en reservas y granos por ese ganado que tuvimos que tener
encerrado por la sequía. Además, hicimos 700 has de soja que tuvieron muy bajo rinde, lo que
provocó que termináramos perdiendo 23 US$/ha”. En este sentido aseguró que el negocio de
la leche fue lo que permitió atenuar las pérdidas.
Sobre cómo logra ser tan eficiente en el negocio lechero, Laborde sostuvo que han hecho una
apuesta muy fuerte a la escala. “Yo creo que hoy por hoy, con los precios de la leche en
nuestro país, la escala es fundamental. Es uno de los principales problemas de porqué la
lechería está en dificultades. En Uruguay más del 50% de los predios lecheros son de
producción familiar que ordeñan pocos animales en predios chicos. Con precios en caída como
ha ocurrido en los últimos dos o tres años, con el constante aumento de los costos de
producción, la situación es muy muy complicada. Es como si a un trabajador le bajan un 30-
40% el salario y le incrementan el costo de vida, no hay forma de llegar a fin de mes ”.
A su entender, los establecimientos que han logrado escala tienen mayor capacidad de
defenderse y “aguantar el chaparrón y esa es nuestra apuesta. La agricultura en Uruguay es
como jugar a la ruleta, si te va bien genial. Nosotros desde hace tres años venimos jugando
algunas fichas a la agricultura pero sino, tenemos el tambo para poder amortiguar las
pérdidas”.
Para Laborde, la escala es fundamental en todo el negocio agropecuario. Por eso asegura que
es necesario que todos aquellos que intenten seguir en el rubro, busquen alternativas para
incrementar cargas, aumentar el área, ordeñar más vacas, etc. “Creo que encontrar las

alternativas de crecimiento para todos aquellos productores que quieran seguir en el rubro
lechero debe ser el desvelo de la” institucionalidad” lechera”.
En cuanto a la diversificación, si bien reconoce que pudiendo, es una opción interesante,
asegura que la lechería sigue siendo mejor negocio que otros rubros. Además, sostiene que si
se considera un establecimiento lechero tipo en Uruguay, que está basado en mano de obra
familiar, pensar en el multirubro es difícil. “Para los que tienen escala y área, el multirubro
puede ser una opción, pero negocio como el tambo no hay. La apuesta tiene que ser buscar
alternativas para crecer dentro del rubro lechero”.
Otra de las particularidades de este predio con respecto a otros es el manejo del personal.
“Nosotros hemos logrado una estabilidad de la gente muy importante y es por varias razones.
Primero que nada, es por la forma en la que los tratamos. Buscamos que estén cómodos y que
trabajen bien. Además, comparado con el promedio, pagamos buenos salarios atados a la
producción de leche. Como logramos buena eficiencia en la mano de obra, en el global pagar
más no impacta tanto”. Otro elemento a destacar, es que la mayoría del personal no vive en el
tambo. Tienen una camioneta que los lleva y los trae al pueblo donde tienen su casa y su
familia. El personal trabaja 8 horas y cuando lo hacen más, se les pagan las horas extra. “Por
eso, para nosotros la mano de obra, hoy por hoy, no es un problema. La columna vertebral del
tambo trabaja con nosotros desde hace muchos años”.
Por último, Laborde se refirió a la competitividad de la cadena láctea, asegurando que a su
entender, a la lechería uruguaya le haría muy bien estar “modelada” en un software que
incluyera todos los datos físicos y económicos de toda la cadena láctea para ver cómo se
podría ser más competitivo. “Sería bueno que alguna institución modelara toda la cadena
lechera desde la producción primaria hasta la góndola del mercado interno o un container de
leche en polvo en el puerto de uno de los mercados de exportación. Es un lindo trabajo que
nos debemos. A los productores, a la industria y al gobierno les permitiría visualizar con mucho
más criterio las medidas que necesitamos para ser más competitivos. Los productores
lecheros uruguayos no competimos entre nosotros mismos, competimos contra la producción
lechera en otras partes del mundo”, sentenció.

Datos para foto
El área de plataforma es de 500 has, el de reservas de 400 has y en otras 326 has se hace la
recría. Además, se tienen 320 has arrendadas para agricultura donde se hace
fundamentalmente cebada en el invierno, la cual se vuelca al tambo, y soja en el verano.

DATOS PROPIOS PROMEDIO ANUAL 2015 / 2018
% proteína 3,75
% grasa 4.34
vacas en ordeñe 1300
Lts/VO/día 16.5

Dotación (VM/ha VM) 1.6
lts/VM 5.200
Kg Sólido/VM 416
Kg Sol/Sup de pastoreo 1164
Sup. Efectiva de pastoreo VO 500
VO/Há Sup. efectiva de pastoreo 2.5
Precio del litro remitido en U$S 0,38
Costo de producción en U$S/Litro 0,27