ES FUNDAMENTAL QUE BAJEN LOS COSTOS PARA MEJORAR EL MARGEN


Previo a que asumieran las nuevas autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), encabezado por Carlos María Uriarte, la directiva de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL) se reunió con el ministro designado, oportunidad en la cual se hicieron varios planteos. Dentro de ellos los productores insistieron en la necesidad de aumentar la devolución de impuestos a la exportación de lácteos de 3% a 6%, la necesidad de bajar los costos de producción, para lo cual sería fundamental contar con un gasoil productivo, y que los créditos que toma el sector sean manejados en litros de leche.
Tras el encuentro, el vicepresidente de la ANPL Eduardo Viera, sostuvo que la asunción del nuevo gobierno genera expectativas porque “son personas vinculadas al campo que conocen del rubro y la lechería en particular. Todo cambio de gobierno genera expectativa, por eso hay que darles una carta de crédito, confiar en ellos y esperar que empiecen a trabajar”. Agregó que el diálogo con el nuevo ministro de Ganadería Carlos María Uriarte fue franco y sincero, analizando en profundidad la lechería “con iniciativas para impulsar el rubro, el cual todos consideramos que es clave, que genera valor, riqueza al país y que le da vida al campo”.
En este sentido Viera explicó que en el encuentro la gremial les presentó una carpeta con propuestas, inquietudes e ideas, dentro de las cuales consideró que hay tres que son claves. “La principal es la necesidad de inyectar dinero rápido a los productores, por lo cual reiteramos el planteo de aumentar de 3% a 6% la devolución de impuestos a la exportación de lácteos, medida que ya le habíamos planteado al gobierno anterior. Es una forma de que ese dinero le llegue de forma rápida a los productores”. En el caso de Conaprole explicó que esta modificación le significaría entre 12 y 14 millones de dólares por año. “Incluso tenemos el compromiso de Conaprole de que esto se traslade de forma inmediata a los productores en precio de leche y además se podría adelantar hasta un año. Sería una medida rápida y directa”.
Sobre este punto, el vicepresidente de ANPL sostuvo que también se habló de la posibilidad de que este aumento quede como una cláusula para que, cuando la leche en polvo baje de determinado valor a nivel internacional, este incremento se aplique de forma gatillo. “El aumento que pedimos es circunstancial para poder hacer frente a un momento complejo el actual”. Viera sostuvo que el ministro de Ganadería estuvo de acuerdo con este pedido, mientras que el ministerio de Economía aún lo está evaluando.
Otra de las medidas propuestas estuvo vinculada a los costos de producción. “El precio que recibimos por el litro de leche no es malo. El problema está en el margen que nos deja el negocio porque los costos son muy elevados. Por eso hablamos de la necesidad de tener un gasoil productivo”.
El vicepresidente de la ANPL recordó que el 60% de los insumos están en dólares mientras que el productor cobra en pesos. “Acá hay una realidad y es que todo se le traslada al productor. Pero hay cosas que el productor no maneja, como las tarifas de los contratistas, los valores de las semillas, etc. Es tomador de precios de todo, de lo que compra y de lo que produce”.
Por otro lado se planteó la posibilidad de poder invertir en ‘créditos canasta’, es decir, que la moneda del productor sean los litros de leche y no los dólares. “Es factible su implementación. Uriarte entiende que es una buena herramienta para el sector y máxime si tomamos en cuenta el endeudamiento que tiene la lechería, el cual ha crecido mucho en los últimos años. La amortización de la deuda no copia la remisión y la idea es que sí lo haga”.
Otro de los puntos abordados con las nuevas autoridades del Ministerio de Ganadería fue cómo impulsar la lechería. “El Uruguay tiene condiciones de suelo y de genética para lograrlo. Lo más importante es la gente y hay gente con ganas, con conocimientos y que quiere salir adelante. Tenemos mucha investigación y una institucionalidad muy fuerte. Si queremos impulsar el crecimiento de la lechería, hay que generar las condiciones. Si Uruguay quiere ser un gran tambo tenemos que partir de la base de que el más relegado, el que corre con todos los riesgos, siempre es el productor y todas las pérdidas se le cargan a él”. Viera agregó que el tambero es el pilar fundamental de la lechería y está muy debilitado, recordando que el año pasado se perdieron 127 productores. “Es en el que más hay que pensar y al que más hay que apoyar”.
A su vez destacó la necesidad de trabajar en qué hacer con la leche que se produce. Por eso entiende que se deben generar oportunidades a partir de acuerdos comerciales que le permitan al país ingresar a los principales mercados con menos tarifas.
Otra de las áreas que entienden necesario abordar es el de la conflictividad laboral. “Así como hay una Ley de responsabilidad penal empresarial, debería haber una Ley de responsabilidad sindical, porque las industrias no pueden comprometerse con destinos o elaborar determinados productos porque a veces surgen problemas laborales que llevan a que no se pueda cumplir con los mercados”. Viera agregó que, a nivel interno, con esos conflictos, se pierden nichos de venta porque se debe importar. Si bien reconoció que la leche no se tira, muchas veces debe desviarse y dejarse de elaborar subproductos que valorizan más el producto.
Otro tema también es el referente a Venezuela, el cual se va a continuar trabajando para que la cooperativa se haga de ese dinero que le corresponde, según lo que entendemos nosotros.
Viera sostuvo también que estuvo sobre la mesa la importancia que tiene el Instituto Nacional de Colonización (INC) para otorgar tierras a jóvenes tamberos. Recordó que el Instituto hoy participa con 100.000 hectáreas en la lechería. Pero entienden que deben trabajar de forma conjunta el INC, Mevir y el Banco República. “Planteamos tener comisiones de trabajo y estar en la toma de decisiones para el otorgamiento de unidades productivas, es decir, que se trabaje en el campo y no siempre otorgando soluciones habitacionales en los pueblos o las ciudades”.
Por último, sostuvo que, si bien por tema de presupuesto muchas de estas medidas no podrán ser implementadas a la brevedad, tienen expectativas de que el nuevo gobierno logre reactivar un sector que está muy debilitado.