TERNERAS Y VAQUILLONAS HOLANDO EN PIE PARA CHINA


El pasado sábado 4 de abril partió un embarque con 7.000 terneras y vaquillonas Holando,
marcando la reapertura de ese mercado. Federico Di Santi, principal del escritorio Di Santi
Romualdo, recordó que el último barco que salió con ese destino completo con terneras
Holando fue el 12 de enero de 2015. Este nuevo negocio involucró a 500 productores lecheros
de todo el país y resaltó que lo importante es volver a observar el interés chino por la lechería.
El último barco que había salido con destino a China en 2015 había involucrado a
4.000 ejemplares. Por lo cual, este nuevo negocio de 7.000 terneras y vaquillonas,
marca la reapertura de este mercado tan necesario para el excedente de terneras
Holando que hay en el sector, explicó el operador. “Estamos muy contentos de, una
vez más, haber sido partícipes de la reapertura del mercado chino después de 5 años
de inactividad”.
Di Santi recordó que en 2015 comenzó el desplome de los precios de la leche en el mercado
internacional, lo que llevó a que China desacelerara su proceso de generación de nuevos
proyectos lecheros. Aclaró que el mercado asiático nunca dejó de comprar animales, pero sí
bajó el ritmo de compra. “Para sus necesidades les era suficiente lo que les pudieran abastecer
Australia y Nueva Zelanda” explicó, agregando que también partió algún barco de Chile.
Cuando las empresas comenzaron nuevamente a crecer, se comenzaron a generar nuevos
emprendimientos lecheros lo cual “es una muy buena señal de que en China estén mirando
con optimismo a la lechería, sino no harían este tipo de operaciones”. Di Santi explicó que, al
aumentar el volumen de demanda del mercado asiático, y Australia tener menos posibilidades
de suministro, Uruguay volvió a poder exportar. “Por suerte tenemos una presencia sostenida
en China ya que hemos hecho negocios de razas carniceras como Angus y Hereford, lo que nos
ha dado la oportunidad de ser la firma que hace los negocios y reabre los mercados”.
Consultado en cuanto a los precios y si el país es competitivo, Di Santi aseguró que es difícil, ya
que Australia y Nueva Zelanda tienen Tratados de Libre Comercio, los cuales les permiten
exoneraciones fiscales muy importantes. “Tenemos muchas esperanzas de que con este nuevo
gobierno se puedan encaminar los acuerdos comerciales”, agregó. A su vez, explicó que otro
factor que incide en la competitividad es la cercanía ya que ambos países tienen mucho menos
flete que nosotros, además de tener una relación comercial más antigua que la nuestra. “Por
eso, para poder entrar, nosotros tenemos que vender mucho más barato que ellos”.
Di Santi explicó que a la baja en los precios de la leche en 2015 se sumaron errores propios que
llevaron a que se dejara de vender ganados Holando en China. “Empresas que no eran del
sector lechero mandaron ganado que no cumplía con las exigencias mínimas de un ganado
que va a un destino como lo es el de China y eso a la larga lo pagamos todos. Ahora estamos
retomando ese mercado y esperamos poder mantenerlo”.
De todas formas, estimó que difícilmente se podrá continuar con la seguidilla de negocios que
hubo en 2011, 2012 o 2014. Si bien no descartó la posibilidad de realizar algún otro negocio
más adelante, sostuvo que hay que esperar a ver cómo se comportan los clientes. “Se ve más

interés del que observábamos años atrás, pero los precios son muy justos. Hoy dependemos
también de los fletes marítimos, los cuales, por el valor del petróleo, nos ayudan”.
Para este negocio se utilizaron1.500 toneladas de ración peleteadas, 500 toneladas de fardo y
100 de aserrín para las camas de los animales. En la operativa, participaron además 500
productores de todo el país. Si bien a cuarentena ingresaron 7.800 animales, finalmente se
cargaron 7.000. “Hubo productores que aportaron un ejemplar y otros 300, pero lo
importante es que todos han sido productores lecheros”, concluyó.
Por su parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, sostuvo que
en momentos tan complejos como el actual, esta noticia del embarque a China es muy buena.
“Esto es trabajo y recursos genuinos para el Uruguay. No es solo un embarque de 7.000
animales arriba de un barco. Al puerto vinieron cerca de 200 camiones cargados de animales.
La misma cantidad lo hizo cargados de ración y de fardos. Hubo fleteros, gente que estuvo
trabajando en la carga y en la generación de comida”. Recordó que estos ejemplares
permanecieron, a su vez, casi 50 días en un predio donde comían 150 toneladas de comida
por día lo cual implica más trabajo y actividad económica para el país.
El secretario de Estado recordó que para generar este grupo de 7.000 animales hubo que
revisar 11.000, lo cual significó más trabajo y dedicación. “Este negocio es una actividad en un
momento en el cual es lo que más escasea.”
Uriarte sostuvo que este embarque permite “mantener al Uruguay vivo” así como a sus
cadenas productivas.
Por otro lado, el ministro destacó que se está trabajando para mejorar la presencia en China a
través de la embajada, para fortalecer el vínculo comercial con el país asiático. “Es vital para el
Uruguay mantener a China demandante, y más ahora que aparentemente se está reiniciando
la actividad”.