INEDITO RECLAMO DE LOS PRODUCTORES

La Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL) solicitó citación a audiencia de conciliación al sindicato de trabajadores de Conaprole por Daños y Perjuicios tras una Asamblea del gremio que derivó en la pérdida de productos que estaban siendo procesados.
Tras formalizarse la denuncia al Juzgado de conciliación de Primer Turno, se aguarda la fecha
de una audiencia entre ambas partes. Desde el lado de los productores consideran que éste
es un mensaje claro y contundente que pretende poner fin a este tipo de actitudes de los
trabajadores de Conaprole a los que consideran egoístas e irresponsables.
Todo comenzó cuando, en el pasado mes de junio, la Asociación de Obreros y Empleados de
Conaprole (AOEC) realizó una Asamblea que duró más de lo previsto por oponerse a cumplir
una orden que la empresa les indicaba sobre el manejo de una máquina. La extensión de la
reunión y la negación a que ingresaran trabajadores de guardia llevó a que se perdieran casi
1.200 kg de postres y 1.800 kg de gelatina, lo que equivale a unas 30.000 unidades de postres
individuales.Si estos productos pasan una cierta cantidad de horas en la línea de producción
sin ser procesados, no califican dentro de los estándares de calidad y por lo tanto no pueden
ingresar al mercado comercial, por lo que se deben descartar. A su vez, al no poder recurrir a
trabajadores zafrales, también se produjo un desabastecimiento de leche y por lo tanto una
faltante en el mercado con las consecuencias lógicas que eso trae.
Cansados de esta situación, como socios y dueños de Conaprole, la ANPL le solicitó a la
cooperativa las pruebas pertinentes y, al considerarlo una falta grave, se resolvió presentar la
reclamación civil. “Es un llamado a conciliar las partes ante un desacuerdo económico que
nos hizo perder productos, lo que repercute en un resultado negativo para la empresa”,
aseguró Walter Frisch presidente de la gremial.
Recordemos que el resultado económico de Conaprole tiene incidencia directa sobre el precio
de la leche que reciben los productores remitentes, por lo cual, todo tipo de perjuicio
económico siempre termina cayendo sobre los hombros de los tamberos.
Desde la gremial aseguran que más allá de la denuncia en sí, es un mensaje claro que quieren
dar por estar muy cansados de la actitud que consideran egoísta e irresponsable que se ha
repetido de forma permanente por parte del sindicato en los últimos años. “No podemos
seguir admitiendo este tipo de atropello en una empresa que es privada, de la que los
productores son dueños y de la que recibimos un precio en función del resultado”. Los
productores socios de Conaprole entienden que es una empresa en la que hay buenas
condiciones laborales y en la que se pagan los mejores salarios. Sin embargo, Conaprole tiene
un 20% de ausentismo y cada vez que se da una orden, se realizan Asambleas en las que se
descuida la fabricación de líneas y no se permite el ingreso de las guardias. “Es insólito”,
graficaba Frisch.
No hace falta recordar que el sector lácteo viene sufriendo desde hace cinco años una crisis
muy importante, donde cientos de tamberos han quedado por el camino. “No estamos
dispuestos a admitir este tipo de medidas que entendemos son injustificadas. No estamos en
contra de los sindicatos ni de las negociaciones, pero consideramos que para eso hay
ambientes y momentos, y que debe haber cordura”. El dolor de los productores radica en que
estas medidas son tomadas por no coincidir con órdenes de Conaprole, no por despidos o
rebajas salariales que, recordemos, no se han registrado hasta ahora en la cooperativa.

“Entendemos que hay un funcionamiento muy agresivo de la dirigencia sindical. No queremos
ofender a todos los trabajadores de la empresa, pero si reprochar el accionar irresponsable
sindical. Apelamos a que haya una responsabilidad sindical. Las medidas de los trabajadores
son para que le duelan al patrón; el tema es que en ese caso los patrones somos 1.800
productores que estamos con el margen muy ajustado y muchos casos con los números en
rojo hace tiempo”.
Por eso la ANPL esta vez se plantó firme y, siempre que no haya una razón justificada, se
apelará a la responsabilidad económica de quienes generen perjuicios a la cooperativa.
“Es imperiosamente necesario terminar con estos problemas casi permanentes entre la
industria y los trabajadores y que claramente terminamos pagando los productores “, dijo
Frisch.