EN UN TAMBO CHICO, LA CARGA POR HECTAREA ES FUNDAMENTAL

Convencidos de que si la vaca cuenta con una dieta balanceada produce más, el establecimiento familiar de Cono López y Rosmary Runco, maneja un porcentaje de concentrados en la alimentación de su ganado alcanzando producciones de 15 mil litros de leche
por ha con un alto porcentaje de sólidos con base pastoril. Si bien se trata de un predio
chico, han incorporado tecnologías como el riego, lo que les ha permitido crecer a nivel
económico y seguir haciendo inversiones.
El establecimiento está ubicado en ruta 5 km 143, en Sarandí Grande. López comenzó a
trabajar en esta fracción del Instituto Nacional de Colonización de 39 has el 1 de setiembre de
1986. En aquel entonces hizo una sociedad con sus suegros, quienes ponían el capital, y Cono
López y su esposa Rosmary Runco, la mano de obra. “Comenzamos ordeñando 20 vacas.
Recuerdo que sacábamos la leche en tarros y debíamos caminar unos 3 km para dejarla en el
camino donde la levantaban”.
A nivel productivo, López explicó que manejan una carga de 2 vacas por ha. Tienen una
producción de 15.000 litros de leche por ha, con 7.000 a 8.000 litros por lactancia. “Se maneja
mucho concentrado en base a cáscara de soja y maíz molido. El tambo es 50% pastoril, luego
se da fardo y unos 10 kg de concentrados”, puntualizó.
El productor subrayó que, a su entender, si la vaca tiene una dieta balanceada, es más
productiva y rentable. “Por eso damos en la dieta pasto, fibra y energía con el maíz. Si vemos
que a las vacas les faltan proteínas, también les damos pellets de soja”. López explicó que en
total, se les da a las vacas unos 5 kg de cáscara de soja y 5 kilos de maíz molido, en total unos
10 kg por día, a lo que se suma lo que los animales pastorean y los fardos que son traídos de
afuera del establecimiento.
El establecimiento ubicado en la zona de Sarandí Grande tiene 34 has pastoriles con 70 vacas.
La cría de las terneras es hasta los 3 meses, ya que posteriormente son llevadas a un campo de
recría. Los terneros machos, en tanto, son vendidos a un precio razonable al empleado del
establecimiento. “En el rodeo lechero tenemos 60 vacas; más de eso no ordeñamos”, explicó
López agregando que además tienen mucho intercambio de animales. “Permanentemente
están entrando vacas frescas y estamos secando otras”. López sostuvo que con los inviernos
llovedores, por el tipo de suelo que tienen, se quedan rápidamente sin piso, por lo cual buscan
tener muchos partos en agosto.
Asimismo López reiteró que producir solo a pasto es una decisión de cada tambero. “Nosotros
tenemos vecinos que ordeñan una vaca por ha. Sino le agregamos concentrado a esa dieta,
más algo de fibra que se traiga de afuera, para mí es muy difícil lograr un resultado positivo.
Yo estoy convencido que la vaca necesita una dieta balanceada para producir más”. Agregó
que, al ser un predio chico, es fundamental aprovechar muy bien cada hectárea.
A su vez explicó que, al disponer de riego, hacen rotaciones con alfalfa, lo que les permite
obtener buenas producciones de leche en el verano. “Tenemos un pozo de 20.000 litros de
agua por hora. Con la ayuda del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) pudimos
poner caños de PVC en las 39 has y, a través de un sistema de alas, podemos regar unos 30 ml
de agua por día”. Agregó que de esta forma, por día en 10 horas a 30 ml, pueden regar media
hectárea que es lo que comen las vacas por día.

López sostuvo que si bien es un establecimiento chico y familiar, manejan tecnología de punta,
lo que les ha permitido crecer. Recordó que formar parte del grupo Ocho meses de primavera
les permitió acceder a este sistema de riego de una forma económica. “Las empresas apoyaron
mucho. Nosotros pusimos el predio a disposición de los productores para que vinieran a
visitarnos”.
Además de la alfalfa se hacen intersiembras de raigrás, lo que le permite a la pastura tener
más volumen y no hinchar tanto a las vacas. “Tenemos praderas de segundo, tercer y cuarto
año. A fines de marzo y principios de abril se hacen intersiembras de raigrás, lo que nos da
comida hasta diciembre”, explicó.
A nivel económico López sostuvo que en los últimos años han hecho un crecimiento en
inversión. “Hemos ampliado la vivienda, hicimos mejoras en el establecimiento y en el
equipamiento de maquinaria, económicamente la evolución se va dando. No tenemos los
bolsillos llenos de plata, pero sí vamos mejorando nuestra calidad de vida y vamos creciendo a
nivel productivo”.
López aseguró que haber incorporado el riego en el predio se ha convertido casi en “un seguro
de vida. Con el riego nos aseguramos seguir teniendo comida para producir los 15.000 litros de
leche por ha con la carga elevada que manejamos. Aunque el verano sea seco, nosotros no
tenemos caídas en la producción. Por eso es fundamental”.
Sobre el futuro, López sostuvo que él y su mujer van a seguir un tiempo más en el rubro, pero
señaló que es difícil que sus hijos que lo hagan. Se lamentó de que ellos hayan vivido tantas
crisis en el sector porque eso los lleva a no querer continuar.
Por otro lado, manifestó que el productor va a tener que acostumbrarse a los números que se
están manejando hoy en día y ajustar los costos. “Los precios internacionales no van a
cambiar significativamente, por eso tenemos que manejarnos con estos valores y ajustar los
números a nivel interno”. Agregó que, para seguir creciendo, aspiran a poder ampliar su
fracción con más área de Colonización y así ordeñar más vacas.

PRODUCCION DE LECHE
Datos promedio desde 05/2019 al 04/2020
Vacas en ordeñe 56
Lts/Vo/día 23.6
% proteína 3.43
% grasa 3.71
Carga VO/ Ha plataforma 2.02
Lts/Ha Plataforma 17.422
Margen de alimentación U$S/VO/Dia 4.58